¿Qué es un rincón de la calma?

¿Qué es un rincón de la calma?

Rincón de la calma

Muchas veces nos vemos sobre pasados con las situaciones cotidianas de la casa, o en el colegio, o con cómo reaccionan nuestros niños/as ante determinadas situaciones. A veces reaccionan con rabia, tirando cosas, llorando o con episodios de mucha ansiedad.

Y ahí, nosotros como adultos ¿Qué hacemos? ¿Reaccionamos? O ¿mantenemos la calma?

Muchas veces les decimos a nuestros niños/as, la frase de oro “Respira, respira, cálmate” ¿Pero te has puesto a pensar si él/ella sabe cómo hacerlo? ¿Hemos dedicado tiempo y espacio para que nuestros niños/as aprendan estrategias concretas sobre cómo hacerlo?

Todos deberíamos tener un rincón de la calma instaurado en nuestras casas y en nuestras salas de clases. Yo no lo tuve por mucho tiempo y ahora pienso ¿Por qué me demoré tanto? Probablemente por prejuicios de espacio y tiempo que en este escrito quiero aclarar.

Es tal cual como suena, un rincón donde los niños/as (y nosotros!!) pueden tener herramientas concretas para poder tomar en momentos en que han perdido un poco el control de sus emociones y se sienten desbordados. Un lugar donde podamos respirar, dibujar, pintar, abrazar un peluche, leer cuentos y lo que se nos ocurra poner en este rincón especial.

Muy importante si, es que esto no es un rincón de TIME OUT, sino más bien un rincón de TIME IN. Es decir, no es un lugar de castigo, o de “ándate al rincón de la calma porque te portaste muy mal”. Es un lugar donde, a medida que van conociendo, pueden acudir de manera espontánea solos/as o acompañados/as (según la situación).

Está muy normalizado el momento de time out tanto en las salas de clases como en las casas, pero los niños y niñas no regulan solos sus emociones y por lo tanto este espacio de Time in, en el que están igualmente junto a nosotros intentando volver a la calma, es un espacio respetuoso y el mensaje que les damos es que todos eventualmente necesitamos un break, un respiro y un espacio para nosotros para aclarar nuestra mente y sentirnos mejor.  

Es una herramienta estupenda de convivencia. Los niños/as  tienen un lugar específico donde acudir y poder encontrar estrategias concretas que tomar en momentos de desborde emocional. Es una estrategia perfecta tanto para aplicar en las salas de clases como en las casas.

En este espacio, nosotros como adultos debemos acompañarlos, sobre todo al principio para que sepan cómo utilizarlo y cuando acceder a él. Con nuestro adecuado acompañamiento servirá para que vayan identificando sus emociones y las sensaciones corporales asociadas.

Una vez ahí, los niños y niñas disponen de ciertas herramientas que les ayudan a recuperar la serenidad y el equilibrio interior. De ese modo, pueden pensar antes de actuar. Es decir, en momentos de crisis se le puede indicar al niño/a que se acerque a este rincón de la calma y tomar algunos de elementos que ahí se encuentran. De esta manera podemos bajar las revoluciones de una crisis y dar el espacio para comenzar a conversar.

Es importante que este rincón sea utilizado y presentado en momentos de calma, para recordar las sensaciones placenteras en las que nos sentimos cada vez que ahí estamos.

Así, cuando sea necesario utilizarlo se le puede proponer como estrategia que ellos/as mismos/as pueden utilizar “¿Te gustaría ir al rincón de la calma para ver si encuentras algo ahí que te ayude? ¿Te acuerdas lo placentero que es sentirse en calma en ese rincón”.

Y no olvidar que nosotros como adultos también nos debemos poner como ejemplo, y si en algún momento necesitamos un tiempo fuera para poder calmar nuestras propias emociones, también es válido decir “Necesito ir YO unos minutos al rincón de la calma y luego continuamos nuestra conversación”.

Tal como dijimos antes, este no es un espacio de TIME OUT, no es un espacio donde los niños/as van a pensar sobre lo que hicieron o un espacio de castigo. Este es un espacio de calma, reconocido por todos los miembros de la familia y de la sala de clases. Un espacio que se pensó y se confeccionó en conjunto para poder volver a la calma en momentos difíciles.

¿Y cómo hacemos esta distinción? Bueno, presentando el espacio en momentos de calma y explicando las reglas del lugar. Si los niños están en un momento de desborde emocional muy grande probablemente en ese preciso instante, no es una buena idea intentar calmar la situación en este rincón. Pero cuando ya nos calmamos, ¿No sería bueno tener un lugar donde bajar las revoluciones y analizar lo que sucedió? Para esto precisamente es el rincón de la calma.

Primero que todo, recordar que la expectativa de este rincón puede ser muy alta, y pensar que nuestros niños/as van a acudir inmediatamente a este lugar y calmarse por sí solos. La realidad es que van a necesitar mucha ayuda y mucho acompañamiento nuestro al principio, hasta que este lugar sea un lugar donde se forme el hábito de volver a nuestra respiración, a nuestra calma en el cuerpo. Puede llegar a ser el lugar que necesiten los niños/as incluso sin hablar o reaccionar previamente, pero tener un espacio donde enfocarnos y respirar.

Este rincón no necesariamente tiene que ser un rincón grande, puede ser la puerta de la pieza, una ventana, una pequeña mesa o una alfombra en el suelo, pero que sea un espacio donde los niños/as puedan acceder.

En este rincón, podemos poner una caja con distintos elementos tales como:

  • Libro de emociones de KINTSU u otro que sea de su gusto, idealmente que hablen de emociones
  • Algún instrumento musical con melodía tranquila, como palo de agua, triángulo o el que a ustedes en conjunto elijan.
  • Una botella de la calma (explicada más abajo)
  • Alguno de los peluches de KINTSU junto con el set de kinemos o los poster de la calma ¿Cómo te sientes hoy? Así les permitirá saber que emoción es la que están sintiendo en el momento.
  • Pelota anti estrés, de manera que pueda apretar algo si así lo necesitase.
  • Tarjetas de respiración, para poder utilizar en momentos de crisis (imprimibles en el curso Botiquin emocional)
  • Slime o spinner, ambos para poder relajar el momento.

¿Y tú tienes un rincón de la calma en tu casa o en tu sala de clases? ¿Te animas a hacerlo?

Si lo haces, ¡!Compárteme la foto en rrss para poder ver cómo van esos avances!!

Botella de la calma

La botella de la calma es un recurso sencillo y muy útil a la hora de explicar cómo nos sentimos todos cuando tenemos nuestras emociones revueltas y mezcladas. Es importante confeccionarla en conjunto, explicando que los brillos serán nuestras emociones y el agua y frasco nuestro cerebro y cuando agitamos el frasco podemos observar cómo se ve nuestra mente cuando estamos con las emociones agitadas.

Cuando ya la tengan lista, la pueden agitar y observar cómo se van calmando los brillos, explicándoles que podemos calmar nuestras emociones de la misma manera y de la importancia de respirar para que ellas se calmen. Al agitarla es como nos sentimos cuando estamos viviendo emociones desagradables y cuando respiramos y nos calmamos es cuando los brillos se aposan bajo la botella.

Para confeccionarla pueden utilizar:

  • *Una botella o frasco vacío (trasparente y con tapa), llenarla con agua, colorante y brillos, pueden agregarle además lentejuelas.
  • * Para complementar esta estrategia pueden observar el video en Youtube Just Breathe de Julie Bayer Salzman.